lunes, 11 de julio de 2011

ECOEUSKADI 2020 Y MOVILIDAD


Aunque en un principio la movilidad no fue considerada como uno de los desafíos de la sostenibilidad en Euskadi, a lo largo de los procesos participativos se ha demostrado que es uno de los factores clave a tener en cuenta en la “Estrategia de Desarrollo Sostenible de Euskadi” y sobre el que se ha establecido un objetivo estratégico, el 6, que se recoge a continuación con sus correspondientes líneas de actuación:

Objetivo estratégico 6. Desarrollar un modelo de movilidad integrada y sostenible que facilite la vertebración en el interior del territorio y la conexión con el exterior en mejores condiciones de competitividad

Línea de actuación 6.1.- Promoción de los modos de transporte más sostenibles
El desarrollo de un nuevo sistema ferroviario, que conecte las tres capitales vascas en alta velocidad y de éstas con otros nodos y capitales españolas y europeas, será un eje fundamental en el desarrollo del transporte público de personas y de mercancías en Euskadi en los próximos años. La nueva red de alta velocidad deberá estar complementada e integrada con una red de cercanías ferroviarias, métricas y tranviarias que vertebren todo el territorio y contribuyan a crear en algunos casos como el de Donostialdea, redes y servicios metropolitanos ferroviarios. Este sistema estructurante necesita además, de una adecuada coordinación por parte del resto de los otros sistemas de transporte públicos, en particular el autobús urbano e interurbano, en torno a las redes ferroviarias para posibilitar un sistema integral de transporte público eficiente y basado en la intermodalidad.
Del mismo modo, se propone que esta comodalidad entre los distintos modos se materialice adecuadamente en relación con otros sistemas de transporte de personas y mercancías (vehículo particular, bicicleta) y con los centros de concentración de los flujos de mercancías y personas (puertos, aeropuertos) en distancias estatales e internacionales.
En este sentido, la coordinación para el transporte ferroportuario o la conexión con los “puertos secos”, estén o no ubicados en Euskadi, resulta fundamental en lo que respecta al sistema vasco de transporte de mercancías. Se favorece de este modo la vertebración interior y la conexión con el exterior enunciadas.
Por otro lado, modos de transporte más sostenibles, y por tanto más compatibles con el medio ambiente y la salud, vienen ganando posiciones y usuarios no sólo asociados al tiempo libre y al ocio, sino también al uso cotidiano de los mismos. Posibilitar el tránsito peatonal, desarrollar una estructura urbana ciclable, fomentar el uso de la bicicleta, incluso mediante sistemas de servicio público, constituyen un reto estratégico para las ciudades vascas. Red y servicio, que complementado con las necesarias conexiones interurbanas, posibilitará la extensión de este medio de transporte al territorio.
Igualmente, la internalización de los costes externos de los modos menos sostenibles debe contribuir a la financiación del transporte público.
En paralelo, es necesaria la constitución de un sistema de transporte público como elemento que articule globalmente en el ámbito de Euskadi el transporte de personas. Para ello, se implantarán medidas que mejoren la integración física y tarifaria de los sistemas públicos de transporte, la gestión y coordinación del sistema, así como la implantación de medidas disuasorias para los modos menos sostenibles como el vehículo privado. Es necesario en primer lugar, realizar una integración tarifaria en cada Territorio Histórico y posteriormente, posibilitar una interoperabilidad a nivel de toda Euskadi y un billete único para toda Euskadi.
Este último aspecto tiene especial incidencia en lo que a la movilidad en el ámbito empresarial se refiere. En este campo, se propone limitar al máximo los movimientos gracias al teletrabajo, videoconferencias, Internet, etc… y buscar soluciones colectivas al traslado al centro de trabajo, mediante autobuses o vehículos compartidos, salvando las trabas de diferentes horarios de las empresas o involucrando a los sindicatos en este tipo de soluciones.
Todo ello irá acompañado de la promoción de una política intensa de educación en
materia de movilidad sostenible, facilitando el conocimiento de las alternativas existentes a la movilidad motorizada individual convencional (transporte colectivo, andar e ir en bicicleta, uso compartido del automóvil, aparcamientos disuasorios, billetes inteligentes, etc.) y desvalorizando socialmente el uso de vehículos.


Línea de actuación 6.2.- Lograr una accesibilidad en condiciones de movilidad adecuadas y seguras, basada en infraestructuras y servicios integrados
El desarrollo de una red racional de infraestructuras y servicios dará respuesta a las necesidades de movilidad interna y externa, con una viabilidad económica integrada en el sistema europeo de transportes. Esta red se constituirá como herramienta para impulsar la cohesión territorial y social y la competitividad de Euskadi, integrando la movilidad en la planificación territorial en base al concepto de proximidad. Para ello, el uso y aprovechamiento óptimo de las infraestructuras del transporte, así como la minimización de la ocupación de nuevos suelos serán aspectos claves, junto con la apuesta por un modelo urbano compacto, con mezcla de usos residenciales, de actividad económica, de ocio, etc.
Del mismo modo, la movilidad está altamente relacionada con el concepto de gasto,
tanto público como privado. En este sentido y entendidas como medidas relacionadas
con la economía de la movilidad la implementación de instrumentos económicos precisos para la internalización de los costes externos del transporte (peajes, tratamiento fiscal variable según el vehículo adquirido y el combustible utilizado) supondrán incentivos para un uso más racional de los diferentes medios de transporte. Ello, unido a la racionalización de las inversiones en infraestructuras y servicios de transporte con la debida planificación acerca de la viabilidad de su régimen de explotación futura y el fomento de las actividades de I+D+i en relación al uso de tecnologías aplicadas a la movilidad, posibilitará una integración de los servicios asociados a los diferentes modos de transporte.
La movilidad, a su vez, tiene fuertes implicaciones sociales relacionadas con el acceso universal e igualitario a los medios de transporte, aspecto en el que es necesario superar las diversas desigualdades asociadas a factores y condiciones como el género, la edad, la renta, o las discapacidades. A su vez, la reducción del riesgo, materializado en accidentabilidad, supone una de las principales medidas de mejora a nivel social del sistema de movilidad.



¿Qué opinais?

2 comentarios:

José Baila dijo...

Es interesante seguir tu blog y conocer lo que se está haciendo en Euskadi por la movilidad sostenible. Me gustaría comentar que en Cataluña se ha avanzado bastante a nivel legislativo desde que en el año 2003 se aprobó la ley de movilidad de Cataluña y el posterior desarrollo del decret 344/2006 de la Generalitat de Catalunya sobre los estudios de evaluación de movilidad generada, que están articulando una metodología de trabajo muy interesante. Sé que en la Comunidad Valenciana están tramitando una ley de movilidad (aunque desconozco en qué situación se encuentra actualmente). Y hay una propuesta presentada en el Congreso de los Diputados que espero pueda salir adelante.

JFB dijo...

Ya he seguido la evolución de la regulación catalana de este gran reto que es la movilidad a través de mis amigos de la PTP y de la Generalitat. la verdad es que en Catalunya se ha avanzado mucho y en la buena dirección.