sábado, 6 de diciembre de 2008

Movilidad, gestión de la oferta…y de la demanda

Y si como hemos visto los usos del suelo y las infraestructuras al servicio de la movilidad determinan el modelo del que nos dotemos, la gestión del sistema, la operación del sistema, es también determinante del modelo. El sistema de movilidad comprende, no solo las infraestructuras y la oferta de servicios ofrecidos por la Administración correspondiente sino la demanda de movilidad solicitada por la ciudadanía. Cuando hablamos de gestión de la movilidad, nos debíamos referir a la gestión de ambos aspectos, de la oferta y de la demanda. Pues bien, y esto es general en muchas ciudades de nuestro entorno, la gestión de la movilidad en los ámbitos urbanos a los que nos estamos refiriendo, se centra únicamente en la gestión de la oferta. Más infraestructuras viarias, más y mejores autobuses, un nuevo tranvía, una nueva estación intermodal,… Como mucho pensamos en cómo darle inteligencia a estos medios: información a los usuarios y usuarias, gestión de flotas, sistemas de pago más ágiles…, al fin y a la postre aplicaciones para mejorar la oferta. Y no está mal. Antes bien, todavía tenemos muchos deberes que hacer en esto de mejorar la oferta. Lo que ni se nos pasa por la cabeza es que también podemos actuar sobre el otro platillo de la balanza. Sobre la demanda de movilidad, y sobre todo sobre la demanda de movilidad en vehículo privado que es la causante de los efectos negativos de la movilidad: congestión, accidentalidad y efectos medioambientales negativos como el ruido, la contaminación atmosférica, las emisiones causantes del efecto invernadero,… Vitoria – Gasteiz debe encarar sin demora la problemática de su movilidad a través de un Plan de Movilidad integrando en su redacción a las instituciones competentes: ayuntamiento, Diputación Foral, Gobierno Vasco y Gobierno Central. El enfoque cooperativo es una condición absolutamente necesaria para el éxito del Plan. Y ahora se presenta un buen momento para ordenar lo que puede ser un gran desorden si no se actúa. En el período en el que se está construyendo el tranvía, 2006 – 2008, hay tiempo suficiente para redactar, debatir y poner en marcha un Plan de Movilidad que, por otra parte, ya se plantea como necesario en la nueva “Estrategia temática sobre el medio ambiente urbano” definida por la Unión Europea.

2 comentarios:

JFB dijo...

Las ponencias del KALEIDOSKOPIO de la innovación para la sostenibilidad en el campo de la Gestión de la demanda de Movilidad se están publicando en http://bai.eusko-ikaskuntza.org/kaleidoskopioa/ponentziak/

JFB dijo...

La Movilidad Sostenible y la Responsabilidad Corporativa

En la edición de hoy del DNA aparece una noticia según la cual la Diputación Foral de Alava a través de su departamento de Obras Públicas y Transportes subvencionará el transporte colectivo a los polígonos industriales de Alava. Ver:
http://www.noticiasdealava.com/ediciones/2009/02/24/economia/alava/d24ala38.1171567.php
Es un sistema original que partiendo de la creación de una asociación de quienes trabajen en un polígono, esta asociación contrata un autobús y crea una línea regular de uso especial cuyo recorrido, paradas y frecuencias se diseñan por los propios usuarios. La Diputación por su parte daría una ayuda que puede llegar a 35.000€.
Hasta aquí todo perfecto y además hay que felicitarse por la iniciativa foral a la cual deseo todo el éxito del mundo. Empezamos a ver luz en lo que se refiere a la movilidad laboral cotidiana a los polígonos.
La única cuestión que queda sin responder es la siguiente. ¿Donde están las empresas de los polígonos en cuestión?
La Fundación Movilidad publica en su página web un interesante informe que puede descargarse de http://www.fundacionmovilidad.es:8080/index.php?sec=11&notic=150&v=1 en el que habla sobre la Movilidad Sostenible en políticas de Responsabilidad Social Corporativa, su panorama actual y perspectivas de futuro incluyendo un diagnóstico de la situación y valoración de la aplicación de medidas de promoción de la movilidad sostenible en la empresa. Incluye así mismo una propuesta de “Decálogo de la Movilidad en políticas de RSC” que se incluye a continuación y que merece la pena sea leido por las empresas de nuestros polígonos.

1.- Aceptación del concepto de Movilidad Sostenible como una problemática propia de la empresa, que requiere de medidas y actuaciones dirigidas a mejorar la movilidad de proveedores, empleados y clientes en beneficio propio y del conjunto de la sociedad.
2.- Compromiso para introducir medidas relacionadas con la Movilidad Sostenible dentro de las medidas de recursos humanos, logística, transporte, aparcamiento, flotas, formación y comunicación de la compañía.
3.- Integrar la Movilidad Sostenible dentro de las políticas de Responsabilidad Social Corporativa de la empresa, al ser ésta un área de actuación que forma parte de la contribución activa y voluntaria de las empresas a la sostenibilidad y a su compromiso con la sociedad.
4.- Establecer o definir objetivos, actuaciones y/o indicadores concretos relacionados con la Movilidad Sostenible dentro de las políticas de Responsabilidad Corporativa de la empresa.
5.- Informar, comunicar, concienciar y formar a los empleados, clientes y proveedores sobre la Movilidad Sostenible y los comportamientos y medidas que pueden tomar para favorecerla.
6.- Minimizar los desplazamientos de los empleados, clientes y proveedores mediante la introducción de medidas de tipo tecnológico (como el teletrabajo o la videoconferencia), de racionalización de horarios (horario comprimido o flexible) o de otro tipo (como la instalación de guardería o cantina en los centros de trabajo).
7.- Definir y aplicar medidas orientadas a la reducción de la distancia de los desplazamientos de empleados, clientes y proveedores, incrementando así la calidad de los desplazamientos.
8.- Actuar sobre la opción modal de los desplazamientos de empleados, clientes y proveedores, adoptando medidas que incentiven el uso del transporte colectivo, el transporte público y el uso de los vehículos no motorizados.
9.- Actuar sobre los desplazamientos relacionados con la distribución, (esto es, el reparto de mercancías propias o de los proveedores de la empresa), reduciendo su número, distancia e impacto en la movilidad.
10.- Adoptar medidas en materia de flotas de transporte propias o de uso por parte de la empresa y sus proveedores, dirigidas al ahorro energético y a la introducción, implantación y promoción de flotas de vehículos menos contaminantes.

Por tanto, en mi opinión, adelante con la iniciativa foral pero que las empresas con RSC se incorporen a la misma, colaborando y aportando ideas que sin duda las tienen.