sábado, 15 de enero de 2011

AUTOMÓVIL Y CIUDAD


Estos últimos días asisto a un debate soterrado y apasionante sobre el papel del automóvil en la ciudad con informaciones y análisis de personas con gran trayectoria profesional pero que responden a intereses bien contrapuestos desde el punto de vista de la “sostenibilidad” de las soluciones que proponen. Indudablemente los enfoques son bien diferentes según procedan éstos del sector público o del sector privado.
Las posiciones de nuestros munícipes y sus asesores que hoy vienen recogidas en forma de conversación hablando de la recuperación de Bilbao para el peatón y para la calidad de vida de su ciudadanía, vienen de la mano de dos personas comprometidas desde hace mucho con la búsqueda de soluciones a los problemas de movilidad que aquejan a la Metrópoli Bilbaina. Sus enfoques son realistas y en línea con lo que muchos Planes de Movilidad Urbana Sostenibles promulgan. También en línea con el Plan de Movilidad y Espacio Público de Vitoria-Gasteiz.



Paralelamente a este discurso se nos está presentando a lo largo de toda la geografía vasca la solución de futuro de la movilidad urbana en base a lo que ya se denomina el “coche urbano” o “coche ecológico” como paradigma de vehículo amigable con la ciudad, no contaminante y que presumíblemente será un coche compartido con innumerables ventajas para la calidad del aire, el ruido, la ocupación de espacio etc… todo ello de la mano de empresas, universidades y centros de investigación internacionales que han constituido, en Vitoria, el Consorcio de Ciudades Inteligentes, que asesorará a las grandes urbes del planeta en materia de movilidad sostenible, contaminación y suministro energético.


Está visto que la industria del automóvil no cambia. Como expone un conocido Blogger sobre movilidad, el coche es la solución ¿Qué os habíais creído?. Luego nos seguiremos quejando de los atascos y del inexorable papel de la congestión viaria. Aunque para eso también habrá soluciones de resignación acompañadas de nuevos artilugios de entretenimiento o aprovechamiento del tiempo en el atasco.
No nos engañemos. Está bien que los nuevos coches mejoren en prestaciones y en eficiencia energética y emisiones. Todo ayudará a mejorar la situación, pero que no se nos venga una vez más a plantear la solución desde ese mundo. El automóvil debe venir como invitado a la ciudad y como cooperador de la solución. Nunca como la solución desde la prepotencia.

3 comentarios:

pericmaniac dijo...

El tema del desplazamiento y las comunicaciones es un asunto inevitable para el ser humano. Por ello, que se apueste por encontrar nuevas vías menos contaminantes en la movilidad es una cuestión muy importante.
El desarrollo de los coches y las bicicletas eléctricos, los nuevos combustibles verdes, la promoción del transporte público, etc, son asuntos altamente beneficiosos en lo referente a reducir emisiones de CO2 y hay que apostar por ellos como parte de la solución. Pero siendo realistas, el uso del coche particular está muy consolidado. Mientras no cambien los hábitos, es necesario combinar aquellas propuestas con más acciones para alcanzar otros problemas actuales como la cantidad de vehículos en carreteras, la cantidad de ruido o la pugna por el espacio.
Junto al car sharing, el car pooling va cobrando fuerza y parece una vía nada desdeñable. Diversas webs como Viajamosjuntos.com o Comuto.es están dando este servicio y convirtiéndose en un método muy efectivo para miles de usuarios concienciados. Yo digo que combinemos las diferentes soluciones para multiplicar los beneficios para todos pues no hay una única vía de actuación, sino diferentes acciones que buscan el mismo fin.

JFB dijo...

Esa es precísamente mi propuesta. Coincidente con la tuya.
Lo que me malicio es que desde el mundo del automóvil, causante principal de la situación actual de insostenibilidad, nos vengan, una vez más, a dar lecciones de cómo tenemos que hacer las cosas.

Camila dijo...

Yo apoyo la propuesta de la conducción de autos eléctricos para evitar que se produzca una contaminación. Cuando viaje a Europa, y alquile un auto, obtuve uno eléctrico y con mi seguro
internacional
conduje por distintas partes